Las mascotas no son caprichos

¿Os acordáis de cuando eráis pequeños? Seguro que sí, que nadie piense que estoy insinuado que queda lejos XD. 
¿Recordáis haber querido con mucha fuerza un gato, un perro o una tortuga? 

Seguramente vuestros padres os dijeron una y otra vez que no, quizá aún seguís sin saber cómo es tener una ardilla de mascota, o quizá tuvisteis que firmar un contrato como me pasó a mí, garantizando que cuidarías de esa perrita tan preciosa llamada Shenna. 

Quizá ahora, desde la distancia, se entiende el motivo por el que nuestros padres no cedieron ante nuestros deseos sin más. Quizá ahora ya tengamos todos claro que ¡Las mascotas no son caprichos!



Este es el caso que nos plantea el álbum ilustrado de Tony Ross editado por Libros del zorro rojo «Quiero un gato», donde la pequeña protagonista está empeñada en tener un gato y como sus padres no ceden ante sus exigencias toma la decisión de actuar como uno de ellos durante el tiempo que haga falta hasta que consiga su objetivo. 

Es así como se disfraza de gato y comienza a actuar como cree que lo haría siendo un gato. Comiendo en el suelo, subiendo a lo alto de la pizarra en clase, tomando un baño sin quitarse el disfraz, durmiendo en el suelo... hasta que llega el punto clave de historia, aunque para ser sinceros cualquier lector, por pequeño que sea, ya se habrá dado cuenta de que nuestra protagonista ha tomado una mala decisión. 



Subida a la tapia del jardín comienza a gritar entre maullidos ¡Quiero un gato! despertando así a todo el vecindario que, pese a estar muy molesto con la niña, imploran que se cumplan sus peticiones para poder descansar. 

Los papás de Mía, que tampoco pueden más con la situación, acuden temprano a un refugio y adoptan a un gatito para la pequeña. Pero parece que hoy Mía ya tiene otro capricho.

Sin duda es uno de esos álbumes que consigue que los pequeños saquen sus propias conclusiones y aprendizajes por sí mismos, pero que también nos dan una base para hablar de muchos otros temas con nuestros peques. 



Un buen recurso para enseñarles la importancia de cuidar a un animal, el compromiso que se necesita y la necesidad de ser muy responsable, palabras que cuando son pequeños parecen que de otro modo parecen difíciles de comprender. Además de una forma estupenda para que lleguen a la conclusión de que nunca debemos querer una mascota sólo por capricho. 

También nos ha gustado mucho que los papás acudan a un refugio animal y desde aquí animamos a todos los que queráis ser uno más en la familia, a que adoptéis, hay muchos animalitos que esperan tener una casa. 

Las ilustraciones son muy divertidas y conectan genial con los pequeños, Tony Ross llena cada una de ellas de trazos a todo color que alejan la estética de la nueva corriente digital tan extendida, estas parecen auténticos originales sacados de sus cuadernos de dibujo. 

El texto es sencillo y directo y siempre aparece fuera de la ilustración, algo que recuerda al estilo "de siempre" de los álbumes ilustrados. Además, ya que muchos nos lo preguntáis, no es muy largo y también es perfecto para contar por la noche. 

Si os animáis a conocer esta historia podéis pasar por la Libroteca o pedir el libro desde nuestra web
El PVP del libro es de 13,90€

Libroteca El Gato de Cheshire

Si te gustan nuestras reseñas recuerda seguir el blog, nos hará muy felices. Y ya que estás por aquí déjanos un comentario. Si todavía nos quieres más, puedes seguirnos por las redes :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario